Deprecated: ¡La función Elementor\Core\Responsive\Responsive::has_custom_breakpoints ha quedado obsoleta desde la versión 3.2.0! Usa Plugin::$instance->breakpoints->has_custom_breakpoints() en su lugar. in /home/customer/www/marketinginvicto.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 5379

Deprecated: ¡La función _register_skins ha quedado obsoleta desde la versión 3.1.0! Usa Elementor\Widget_Base::register_skins() en su lugar. in /home/customer/www/marketinginvicto.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 5379
Lección 2: Creando premisas más fáciles de leer que de ignorar (Breaking Bad) - Marketing Invicto
Deprecated: ¡La función _register_controls ha quedado obsoleta desde la versión 3.1.0! Usa Elementor\Controls_Stack::register_controls() en su lugar. in /home/customer/www/marketinginvicto.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 5379

Deprecated: ¡La función Elementor\Controls_Stack::_register_controls ha quedado obsoleta desde la versión 3.1.0! Usa Elementor\Controls_Stack::register_controls() en su lugar. in /home/customer/www/marketinginvicto.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 5379

Lección 2: Creando premisas más fáciles de leer que de ignorar (Breaking Bad)

Te cuento algo breve.

En esta era donde hay 324 series a elegir entre Prime, Netflix y Disney, mi querida Miriam y yo tenemos un acalorado debate.

A mi no me mata la comedia.

A ella le encanta.

Yo adoro la acción.

Ella odia la sangre.

Yo no trago el romance.

Ella lee a Johanna Lindsey.

Así que a la hora de casar nuestros gustos, tenemos más tensión que Macron en la mesa de Putin.

Pero hace un par de domingos hice una triquiñuela de cuenta cuentos.

Convencer a Miriam de ver una serie “violenta” es difícil, así que le debo dar algo que le compense mucho. Algo donde la historia tenga más peso que el Jarabe de Maíz rojizo que va a ver.

Así que le puse delante…

El hombre en el castillo

– ¿De qué va? – Poniéndome los ojos en blanco, viendo de fondo las esvásticas que salen en la portada.
– Muy fácil ¿Cómo sería el mundo si Alemania hubiera ganado la Segunda Guerra Mundial?

Bingo, la quiso ver.


Volvamos a lo nuestro.

La premisa de tu historia es lo que va a agarrar por las pelotas la atención de tu lector. Esto puedes verlo en todas las series que hay en este curso de StoryHacking:

  • You: Un tipo con trastorno afectivo se enamora de mujeres y se vuelve peligroso.
  • El Inocente: Un tío normal se mete en una pelea y acaba matando por accidente a un chico del otro bando.
  • Juego de Tronos: [aquí hay una excepción. Es una serie tan grande y tan profunda que hay varias de estas premisas]
  • Narcos: Unos agentes de la DEA tratan de atrapar al mayor narcotraficante del momento: Pablo Escobar
  • Breaking Bad: A un profesor de química se le diagnostica cáncer, decide entonces traficar meta para dejarle una herencia a su familia.

Si te fijas, son premisas con contraste. Con conflicto. Con amor, guerra, drama y misterio.

Esto no es aleatorio, el propio Stephen King dice esto en su libro Mientras escribo:

Me río de los escritores que planean su historia de inicio a fin. Eso la hace artificial y muerta. Lo que hago yo es meter a un personaje en un lío gordo y luego voy desarrollando la historia para ver qué hace ese personaje en ese lío. Ni yo sé el final.

Un ejemplo es su novela Misery (que se convirtió en película también). Su premisa:

Un escritor mata en su última novela al personaje favorito de una de sus fans: una enfermera algo loca. Esa enfermera secuestra al escritor y lo droga para que vuelva a revivir al personaje.

A ver.

Es Stephen King, no esperes ositos de gominola.

A lo que vamos.

El primer paso de tu historia es elegir un tema que tenga una buena premisa. Da igual si es para un mail, para un podcast, una carta o un currículum. Elegir bien te dará la confianza de que por lo menos, la atención inicial, la tienes.

Mantenerla ya es trabajo de la lección 3, 4 y 5.

Así que, ¿Cómo lo hacemos?

Bueno, una premisa es un gancho. Es el interrogante que aparece en la cabeza cuando alguien te lee. Es una pregunta sin responder que interesa al lector.

¿Recuerdas lo de ¿Es Joe bueno? de You? Pues esto es lo mismo. Esa pregunta estira la atención del lector a lo largo de tu historia. Y para elegir un buen gancho debes tener en cuenta 2 cosas

Algo que le importe

Elige un tema que el lector quiera saber. Las series siempre eligen temas que a todo el mundo le suelen interesar (piensa que deben llegar al gran público):

  • Drama
  • Comedia
  • Misterio
  • Violencia y conflicto
  • Amor
  • Sexo

Y los géneros que conoces son subtemas de estos: drogas, mafia, policiacas etc.

Aunque hay una excepción que se da en algunas series como Friends, Cómo conocí a vuestra madre o Good Doctor que te contaré en la lección 4.

Pero volvamos a lo importante.

Esos temas son buenos para el gran público, pero en tu caso elige la temática que le importe al tuyo.

Si son funcionarios, habla de la administración pública.

Si son emprendedores, del marketing.

Si son CEO’s, del ahorro del tiempo.

Si son inversores, de cómo elegir bien las inversiones.

Una vez tienes el tema, elige la otra pata.

Contraste

Si el tema interesa, pero en la historia no pasa algo raro, diferente, curioso, conflictivo… No te escucharán.

Debes salpimentar bien de contraste tu premisa y que aparezca una pregunta de interés en tu oyente/lector.

Ejemplos.

¿Es posible saltarse trámites en la adm. pública usando la persuasión escrita?

¿Está el marketing acabando con el marketing? – Este es el título de un artículo que planteaba una pregunta que como marketer no puedes ignorar.

Como CEO, deberías dedicar tiempo a perder el tiempo – Más contraste.

Si inviertes, es mejor que olvides del ROAs y pienses en este objeto chino – Podrías contar una historia

En resumen, lo que hacemos es juntar la temática de interés de tu público y la salpicamos de los elementos que más lecciones (y atención) provocan en una persona: el conflicto, la curiosidad, el drama, el misterio…

Breaking Bad

En Breaking Bad la premisa no puede ser mejor.

Un tío que parece un buenazo le diagnostican cáncer y se mete a la venta de drogas. Es una premisa buenísima que hace que quieras saber el final.

¿Es ético vender droga cuando te vas a morir y quieres dejar dinero a tu familia?

¿Se volverá este inofensivo profesor en un capo de las drogas?

Son las preguntas que mantienen el peso de la serie más de 60 capítulos.

Para hacer esto bien, te zambullen desde el primer capítulo en esa tesitura. Ves a Walt sufrir con la noticia de su cáncer e intentan justificar su decisión de vender droga mostrando su dolor y el drama.

¿Para qué?

Para que como en You veas su punto de vista. La gente está cansada de historias blanco-negro, buenos-malos, héroes-villanos. Muchas de las series que analizo aquí son adictivas porque provocan un debate moral.

Las premisas hacen eso.

Hacen que el lector quiera encontrar la verdad porque lo que en el fondo quiere… es entender un poquito mejor el mundo (hola lección 1).

Si tu historia es gris mejor que si es blanco-negro. Busca en tu repertorio de anécdotas e historias y, si hace falta, exagera algunas partes. Esto es arte, no ciencia. Es subjetividad puesta en escena, no eres un científico.

Necesitas acentuar el drama de tu premisa, el conflicto, la curiosidad.

No mientas. Pero dale color a tu historia.

Cuando empieces a hablar y hayas soltado la premisa… déjalos a medias. Métete en desarrollarla, pero no adelantes nunca pistas sobre el final.

Eso hará que todo encaje.

Ya tenemos 2 cosas:

  • Lección 1: la función de una historia
  • Lección 2: cómo empezarla.

En la 3, de la mano del amigo Pablo Escobar veremos cómo contarla de tal forma que esa atención siga bien arriba.

Te espero en la siguiente lección.
Lluís.