Deprecated: ¡La función Elementor\Core\Responsive\Responsive::has_custom_breakpoints ha quedado obsoleta desde la versión 3.2.0! Usa Plugin::$instance->breakpoints->has_custom_breakpoints() en su lugar. in /home/customer/www/marketinginvicto.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 5379

Deprecated: ¡La función _register_skins ha quedado obsoleta desde la versión 3.1.0! Usa Elementor\Widget_Base::register_skins() en su lugar. in /home/customer/www/marketinginvicto.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 5379
La carta de Warren Buffett - Marketing Invicto
Si tienes claro que hacer que tus ideas cuenten es imprescindible, aquí te envío una idea al día para hacerlo:

Si antes quieres ver lo de Warren, aquí viene

No sé si lo sabes, pero Buffett siempre ha presumido de aprender habilidades que no caducan.
 
En los años 50 ya se dio cuenta de que si le temblaban las piernas al hablar con otros o contar sus ideas, no le iría bien en las inversiones ni en el mundo en general.
 
Así que hizo un curso de Dale Carnegie.
 
Y en ese curso aprendió algo llamado persuasión. Aprendió que si sabía usar la palabra, podría irle muy bien en la vida.
 
Es por eso que en el documento de 50 años de Berkshire Hathaway, adjuntó una carta especial titulada «Los próximos 50 años en Berkshire».
 
Allí, y en solo 3 líneas, usó algo que calmó de inmediato a sus inversores y les hizo ver que podían confiar en él, incluso teniendo 85 años.
 
Para hacerlo usó 2 técnicas que van de maravilla para comunicar, luego te las explico.

Aquí el párrafo:
 
Ahora echemos un vistazo al camino que tenemos por delante. Tengan en cuenta que si hace 50 años hubiera intentado adivinar lo que iba a pasar, algunas de mis predicciones habrían estado muy lejos de la realidad. Con esta advertencia, les contaré lo que le diría a mi familia si me preguntaran sobre el futuro de Berkshire.
 
Primero, el propio gurú de las inversiones reconoce un defecto. Empieza dando realismo a su discurso contando que él mismo se puede equivocar.
 
Eso hace que sus lectores se relajen y se crean mucho más lo que viene después. Nadie hace leña del árbol caído, nadie critica algo que tú ya has puesto sobre la mesa.
 
Y segundo, quizá no te has fijado, pero hace la diferencia.
 
“Les contaré lo que diría a mi familia”. Aquí usa el principio de unidad. Incluye a sus inversores como si fueran su propia familia. Tú no le mentirías a tu familia, Warren, tampoco.
 
Es un mensaje sencillo, pero que tira de lo que importa de verdad: pone en bandeja que las ideas de Buffett cuenten.
 
Hay muchas formas de hacerlo, pero la más fácil y la que tienes a golpe de clic es contar buenas historias.
 
Es lo que llevo haciendo desde que me lees.
 
Es lo que hace que ahora quizá pienses que es buena idea.
 
Es lo que ha estirado tu atención desde Zumitow hasta aquí.
 
No tiene mérito. Es usar bien un par de cosas para poner bonito (y persuasivo) lo que quieres decir.
 
Y es por eso que cada día te envío un mail sobre cómo hacerlo bien. Si esto te parece buena idea, es por aquí: